El control del autor sobre su obra (siempre relativo) termina cuando se pone el punto final y el editor imprime y distribuye, pero… ¿y su responsabilidad? ¿Cómo sabemos en qué manos caen nuestros libros?, ¿en qué oídos nuestra palabras?, ¿qué infelicidades pueden causar, qué cataclismos desencadenar, sin que lleguemos a saberlo nunca?

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s