Nórdicos

2 diciembre, 2017 — 1 Comentario

Publicado en Málaga Hoy el viernes 1 de diciembre de 2017.

Muchos años en Holanda y frecuentes estancias en Escandinavia han hecho de mí un intruso tolerado en un mundo norteño que me atrae y me mosquea a partes iguales. A veces uno tiene la impresión de que la poesía puede huir de esos parajes, amenazada por la pasión de la compraventa y el rigor mortis del puritanismo (y exiliarse, como en Holanda, en sus prodigiosos lienzos). Pero es una impresión falsa, que se deshace con unos pocos minutos de observación o de lectura.

Para quien pueda tener dificultad de lectura con la foto del artículo, aquí va el texto: 

TEXTO SENTIDO

Sanz Irles. Escritor

@SanzIrles 

HIPERBÓREA

escand3

No es cierto que la poesía tema al hielo o que gente en bicicleta,

con pellizas y humeantes pipas entre rojizas barbas,

reniegue de los versos.

Arvo Turtiainen, de Finlandia:

En las noches de enero

crujen los dientes de las estrellas

al morder

el pan del frío.

Sí es cierto que los nórdicos aman más que nosotros la naturaleza

y que sus bosques están más limpios y son más umbríos.

Sentada en la ramita de mi sensatez,

Bosque nórdico

decía Inger Christensen, que a veces salía del bosque

y buscaba el mar:

La bahía obviamente azul.

La victoria absolutamente segura.

Las piedras piedra.

Tú ausente.

Obstinación. Ya Borges, sobre Spinoza:

la piedra eternamente quiere ser piedra…

El danés Ivan Malinowski husmeó el absurdo:

Por todo el mundo hay pequeñas habitaciones

Donde la gente copula, tozudamente

Contra toda razón

Y siguió husmeándolo:

la ficha del guardarropa en el bolsillo del abrigo

el abrigo en el guardarropa

es la situación del mundo

escand1

Klaus Rifbjerg no lo ve del todo claro y sospecha

una distopía de género, otra lucha de clases,

donde habrá que emboscarse, jüngerianamente,

y la guerrilla será manual:

Mientras las feministas

se han extinguido de puro éxito

las lesbianas arrancan a mordiscos

la cabeza a los heterosexuales

sólo los onanistas están a salvo

y la uniformidad es completa.

Usa la mano, camarada

es todo lo que tienes.

Muchos de estos poetas del viejo siglo XX,

como buenos nórdicos de esa Europa

de abetos y fiordos y salmones,

son socialdemócratas o más allá: culpan de todo

a la burguesía, hablan de injusticias,

de mundos mejores;

pero Uffe Harder también mira hacia dentro,

a su quehacer de poeta, y escribe:

El texto está inmóvil

soñando bajo un árbol

poco después

desaparece

metiéndose en una ortiga

[…]

hay que descifrarlo.

Poul Borum

El danés Poul Borum

Desesperado, Poul Borum escucha admoniciones:

Pasa un tren

suena un silbido

detente detente gritan los árboles

pero no sirve de nada

pasa un tren

muere un sonido

detente grita la vida

nosotros ya estamos lejos

 Desde Islandia, de la que sabemos poco,

llega la voz de Jón úr Vör,

—un nombre hirsuto

erizado de tildes, coronado con crema—

que arma metáforas con cañones:

El viejo cañón

en el musgoso fuerte

mira al cielo

con su ojo silencioso,

y un pájaro ha hecho

su primer nido

y eligió para ello el ancho tubo.

Mi valkiria de la guarda, dulce compañía,

me espera con cántaros de leche

y en los labios, gotas de hidromiel;

mientras, entre géiseres,

Matthías Johánnessen escribe:

Ella es un árbol

que se ha soltado

de sus viejas raíces

y flota por la calle

con sus hojas

sobre los hombros […]

Versos desde hiperbórea.

escand1

Una respuesta para Nórdicos

  1. 
    santiago eguren secades 2 diciembre, 2017 en 13:55

    ¿Se han olvidado ya de loar el zumo de alambique? ¿O esa es su metaliteratura?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s