Entonces dijo Gangleri

19 noviembre, 2017 — 1 Comentario

Publicado en Málaga Hoy el viernes 17 de noviembre de 2017.

Hay muchas formas de fragmentar los textos literarios: cantos, partes, volúmenes, estrofas. La novela escogió los capítulos como forma preferente de fragmentación. Pero ¿por qué se trocean las historias? ¿Hay una finalidad estética o narrativa además de la meramente funcional de facilitarle la vida al lector (y al novelista)?

La poética del capítulo es relativamente nueva. La lectura de La Voie aux châpitres, del canadiense Ugo Dionne, uno de los fundadores de la nueva disciplina, me llevó a llamar su atención sobre este asunto en mi brevería de cada viernes.

2017_11_17_Entonces dijo GangleriPara quien pueda tener dificultad de lectura con la foto del artículo, aquí va el texto: 

TEXTO SENTIDO

Sanz Irles. Escritor

@SanzIrles

ENTONCES DIJO GANGLERI

Acabo de leer las Memorias póstumas de Brás Cubas, de Machado de Assis, novela hecha de capítulos cortos.

A vueltas con los capítulos cortos recordé La alucinación de Gylfi, de Snorri Sturluson, tan amado por Borges. Rehojeé mi coqueta edición, leída hace tantos años, y ahí estaban, en efecto, esos cortos y brumosos fragmentos, muchos de los cuales empiezan con una fórmula que nunca he olvidado: Entonces dijo Gangleri.

gangleri2

Gangleri, el Caminante, uno de los nombre de Odín

La fragmentación en capítulos es cómoda para los lectores y más aún para los novelistas, que con ella quedan dispensados de conseguir el continuum de la trama, algo que se corresponde más con la realidad que con la ficción. Eso, claro, no significa que construir una novela-mosaico con teselas, en vez de una novela-mastaba con grandes bloques (a lo Proust), sea tarea fácil. Es difícil, pero menos laborioso. Cuando los capítulos son largos, muchos novelistas recurren a la trampichuela de la fragmentación interior, mediante el doble espacio interlinear o el socorrido asterisco.

 

SarahFielding

Sarah Fielding

Sarah Fielding, ya en el XVIII, decía que las novelas se trocean en capítulos para desterrar la costumbre de doblar la esquina de las páginas al interrumpir la lectura. Su mucho más celebre hermano, Henry Fielding, dice en su recomendabilísimo Joseph Andrews que la división en capítulos es un truco para:

Joseph-Andrews…hinchar los volúmenes con el fin de que ocupen más espacio del realmente necesario. Por ello, los diferentes espacios en blanco que se utilizan para indicar la división en libros y capítulos suelen equipararse al bucarán, las ballenas y los galones de la cuenta de un sastre…

Acto seguido, y más en línea con su hermana, el agudo Fielding pone las cosas en su sitio y explica las ventajas de este recurso:

…cabe utilizar los espacios entre capítulos como posadas […] donde el lector se detiene a beber un vaso de vino.

La división en capítulos permitió esa cosa tan antigua que es titularlos. Machado de Assis titula sus capítulos de forma concisa: El mulero, Aquel día, Transición… Este uso está en desuso, aunque escritores como Alfred Döblin lo han recuperado en su plenitud; así, en su portentosa tetralogía Noviembre de 1918, no solo tienen título, sino también irónicos subtítulos como estos:

ESPERA, ESPERA, PRONTO…

El pueblo bajo se mantiene crédulo. El consejo de intelectuales busca definiciones y termina con entusiasmo.

No han faltado los experimentos con este asunto; ahí está Cortázar con su Rayuela —un mito literario para mi generación—, que permitía elegir la secuencia de lectura de los capítulos. Ahí, Los desafortunados, de B.S. Johnson, una novela que venía en una caja (a book in a box), con veintisiete capítulos encuadernados por separado y de los que el autor solo indicaba cuáles eran el primero y el último.

La lectura es un placer, pero no un descanso; exige esfuerzo y tiempo. Siempre pasamos unas cuantas páginas antes de acometer la lectura de una nueva novela, y no es un gesto gratuito: lo hacemos para saber si tiene o no capítulos y si son largos o cortos, pues eso nos permite trazar una estrategia de lectura, acomodarnos al tempo de la obra, instalarnos en ella y calibrar de antemano nuestro esfuerzo.

Sin embargo, para los lectores compulsivos, los capítulos adquieren una dimensión que sobrepasa la obra singular; para ellos cada libro es un capítulo de una lectura incesante.

Una respuesta para Entonces dijo Gangleri

  1. 
    Jorge Arosemena 19 noviembre, 2017 en 15:53

    Refrescante leerte cada semana, Luis. Jorge

    Sent from my iPhone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s